Skip navigation

Tag Archives: censura

Y.S. es una de las personas a las que más teme Raúl Castro. Nació en la Habana en 1975, se licenció en Filología Hispánica en el año 2000 pero el desencanto que le produjo el contacto con la intelectualidad oficialista, la relegó a una oscura oficina. De la cual sólo pudo salir, en 2004, por la misma puerta que millones de sus compatriotas, la del exilio.

Y.S. parecía condenada a engrosar la lista de anónimos cubanos hasta que en 2004, por motivos familiares, tuvo que regresar a la isla.

Allí junto a un grupo de intelectuales afínes funda la revista de reflexión y debate Consenso y, en 2007, crea el blog Generación Y con la finalidad poder expresar como internauta lo que le está vedado como ciudadana.

Un año después ese blog recibió el premio Ortega y Gasset de periodismo y, la revita Times, lo eligió uno de lso 25 mejores blogs del mundo y a su autora la incluyó entere las 100 personas más influyentes del planeta.

Pero sin duda el mayor de los reconocimientos a su labor llegó unos meses antes, cuando en marzo de 2008 el gobierno cubano implementó un filtró informático que impide el acceso a su blog en los sitios públicos de Internet en Cuba.

Las siglas de Y.S, como ya habrá adivinado, responden al nombre de Yoani Sanchez, la filóloga que acabó dominado el lenguaje html.

© oídococina.com

Sugerencia del chef: D(e)SCIFRAR (e)L M(e)NSAJ(e)

Quizás la novela de ciencia-ficción de mayor carga política sea 1984 de George Orwell. Uno de los aspectos más inquietantes del futuro totalitario que describe, es la policía del pensamiento. Cuya misión es escuchar todas las conversaciones de los ciudadanos en busca de cualquier disidencia. Y aquí acaba la ficción.

En China, desde 1996, 500.000 ciberpolicías del Ministerio de Información, ayudados por un programa informático denominado Night Crawler (oruga nocturna), visitan cada blog, foro, red social, página web, servidor de correo electrónico y chat.Con la finalidad de detectar y eliminar toda información “peligrosa para el país”, en palabras de sus responsables.

Y es que en las dictaduras no hay peor crimen que el delito de pensamiento o, como lo denominó Orwell, crimental

©oídococina.com

Sugerencia del Chef: Uno de los nuestros

En un país, en el que la prensa del corazón utiliza artes más propias de tablóide británico y en el que nadie escapa al indiscreto objetivo del paparazzi.

Era una rara avis el pacto tácito existente, entre la segunda familia del país y los medios de comunicación, desde que la revista Diez Minutos difundió unas fotos de las niñas durante el primer veraneo presidencial del matrimonio en 2004.

Entonces el matrimonio optó por no recurrir a las vías legales que les amparaban si no por pedir a la publicación que se abstuviera en el futuro de difundir imágenes de sus hijas. Lo que la revista y el resto de medios han cumplido hasta el pasado 24 de septiembre.

Y es que, una cosa es no publicar imágenes que pertenecen a la esfera privada y otra muy distinta es no publicar las captadas en una recepción oficial con el Presidente de los EE.UU con motivo de la Asamblea General de la ONU, la mayor concentración anual de Jefes de Estado y de Gobierno y, por consiguiente, de medios de comunicación.

Cuestiones estéticas al margen, lo que resulta incomprensible de toda esta historia, es creer que una imágen puede ser colgada en la red y, posteriormente, censurada sin mayor repercusión. Pues si hay una regla no escrita en esto de la triple w, es que todo está a un click de distancia y el camino más corto para que deje de estarlo es la censura.

Éste ha sido sólo el enésimo y, con toda seguridad, penúltimo ejemplo de desconocimiento del actual funcionamiento de la red. El que perseguirá a sus protagonistas y será recordado durante años como el caso de las hijas de Zapatero.

© oídococina.com

Sugerencia del Chef: El caso de las hijas de Zapatero (II)