Salte la navegación

Tag Archives: gagdets

Minority Report será recordada por las escenas en las que se muestra la forma en la que podría llegar a tener la interfaz de una ordenador en el futuro, imágenes holográficas proyectadas en el aire y manipuladas con las manos. En la película la acción se situa en el año 2054, pero no será necesario esperar tanto para empezar a ver una nueva forma de entender la interacción persona-máquina.

Actualmente, el iPhone ha convertido la pantalla táctil en un estándar seguido por todo nuevo modelo que se precie, incluso en las gamas medias de marcas como Nokia o Samsung. Y, en el verano de 2010 será una realidad comercial el proyecto natal de Microsoft para su Xbox 360, que está llamado a revolucionar el mundo de los videojuegos. Mientras que, en 2019, esto es lo que, según Microsoft, nos espera.

]

Quien lo iba a decir cuando el 24 de enero de 1984, antes de la última parte de la Superbowl, se emitió un extraño spot de estética orwelliana anunciando el primer ordenador personal dirigido a un público masivo, el Macintosh.

En el anuncio, dirigido por Ridley Scott, el Macintosh se erige como el vencedor frente al “Gran hermano” (encarnado por la otrora todopoderosa IBM,) al dar el control de sus datos a los usuarios.

Había nacido la informática personal.

© oídococina.com

Platos relacionados:

Edito: Otro ejemplo de por qué Minority Report será recordada, en este post de Enrique Dans.

Anuncios

Si hay un objeto llamado ha dejar de ser un mero gagdets para convertirse en un objeto cotidiano, ese es el lector de libros electrónicos.

Y ello, aún a pesar de lo elevado de su precio y lo reducido de sus pantallas. Pues, a medida que incrementen las ventas y disminuirán los costes, tendremos un mejor producto a menor precio. Como ya ocurrió con las cámaras digitales.

Sus promotores, resaltan como mayores virtudes su enorme capacidad de almacenamiento y su pantalla de tinta electrónica que evita los inconvenientes de la lectura en las tradicionales pantallas retroalimentadas.

Resulta paradójico que un objeto vendido como revolucionario, contradiga la actual tendencia hacia el almacenamiento web. Sin embargo, ese no es su principal lastre si no su incapacidad para reproducir la sensación de tener un libro entre las manos, pasar sus páginas, sentir su peso.

El libro electrónico supone un avance en la lectura de documentos de trabajo pero implica un retroceso en la lectura por placer ya que reduce esta experiencia a una actividad estandarizada, automatizada y dominada por el frío sentido de la vista olvidando, el más calido de los sentidos, el tacto.

Y es que, hay sensaciones que aún la tecnología no es capaz de reproducir.

© oídococina.com