Salte la navegación

Tag Archives: literatura

En abril de 1997, Dave Winer comenzó a escribir en Scripting News, el primer blog reconocido como tal en Internet.

Actualmente, Technorati tiene indizados 133 millones de blogs desde 2002, de los cuales 1,5 millones han escrito un post, o entrada, en los últimos siete días. Se estima que cada 24 horas se escriben 900.000 entradas.

No obstante, la consagración del fenómeno de las redes sociales (léase facebook o tuenti) y el nacimiento del microblogging (léase twitter), lleva a reputados bloggers a hablar de la defunción del blog. Tradición que se remonta a 2006, como se constata en este post de mangas verdes, y de la que magistralmente disertó Hernán Casciari en la clausura del EBE 2008, recogida en Error500.

La comparación entre categorías heterogéneas induce a conclusiones errónes. Afirmar que el blog sucumbirá a manos de las tupidas redes sociales o de la inmediatez de twitter, equivale a confundir el género con la especie. Nombres como facebook, tuenti ,orkut, twitter, pwonce, blogger , jaiku o wordpress, sólo encierran tres géneros (las redes sociales, el blog y el microbogging) llamados a coexistir. Pues, todos ellos cumplen finalidades diversas y compatibles.

Las redes sociales satisfacen una necesidad de relación con nuestro entorno social o familiar, el microblogging permite comunicación inmediata y asincrónica, mientras que el blog, una vez despojado de dichas funciones más “superficiales”, está llamado a desempeñar un papel más reflexivo, en el que la calidad prime sobre la cantidad.

Sólo así podrá continuar siendo un referente en la red, un lugar común al que acudir cuando lo inmediato no basta, cuando la cantidad no colma, cuando nuestro paladar nos pide sabores verdaderos y no mero fast food.

© oídococina.com

Sugerencia del Chef: Mensaje en una botella. y La moneda de internet

Anuncios

Resulta sorprendente, que hace unos días el sistema de mensajería instantánea por antonomasia, nessenger, cumpliera diez años. Y no menos sorprendente es que el correo electrónico cumpla el próximo año treinta y nueve.

El padre del correo electrónico es el Premio Princípe de Asturias 2009 de Investigación Científica y Técnica, Raymond Samuel Tomlinson. Este ingeniero norteamericano, del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), desarrolló la primera aplicación que permitió enviar mensajes entre ordenadores. Eligió el símbolo de la arroba porque no estaba presente en ninguna palabra, ya que su finalidad es separar el nombre del usuario del servidor de correo.

El correo electrónico ha supuesto, con su universalización, todo un cambio en los hábitos de comunicación. Relegando a las ingratas labores comerciales y de facturación el otrora romántico correo tradicional que incluso alcanzó rango de género literario.

No obstante, en honor a la verdad, todo no eran virtudes pues éste nunca destacó por su celeridad ni permitía tener constancia de la correcta recepción de la misiva más que con la respuesta.

Y si no que se lo pregunten a la española Carmen Ruiz Pérez y a, su amor británico de juventud, Steve Smith, felizmente casados 16 años después de haberse visto por última vez, gracias a la reaparición de una carta de amor que había estado perdida durante más de diez años detrás de una chimenea.

Cinematográfica historia de imposible reproducción en un tiempo dominado por el aséptico, tienes un email.

Para ir a la noticia pulsar aquí y para ver una historia de amor sólo posible en nuestros tiempos, aquí.

© oídococina.com

Sugerencia del Chef: Mensaje en una botella.

Durante siglos, los navegantes se han guiado por las luces de los faros, perpetuamente alimentadas por la anónima labor del farero.

Ancestral ofico que el progeso de la técnica relegó a los libros de Historia, aunque su espíritu permanece invariado.

Pues, está fielmente encarnado en los millones de bitacorístas que, en igual soledad que el farero, dirigen un haz de palabras hacia ese inmenso océano de conocimiento que es internet, con la esperanza de servir de guía a los internautas de hoy y, quizaś, fareros de mañana.

Adresser à Monsieur Luis Irles, maître gardien.

© oídococina.com