Salte la navegación

Tag Archives: silicon valley

¿Cómo pasó Mark Zuckenberg, CEO de Facebook, de estudiante antisocial de la Universidad de Harvard a niño prodigio de Silicon Valley y millonario más joven de la lista de Forbes?

Esa es la pregunta a la que Ben Mezrich dá respuesta en su polémico libro: The accidental billionaires: the founding of Facebook, a tale of sex, money, genious and betrayal. Al que, recientemente, el diario chileno el Mercurio le dedicó un interesante reportaje.

Zuckernberg es retratado por Mezrich como un genio de la programación cuya obsesión por las mujeres era inversamente proporcional a su éxito con ellas.

Lo que explica que en su primer año en Harvard creara, con las fichas de sus compañeras que robó de los ordenadores de la universidad, una página en la que cualquiera pudiera valorar sus físicos.

Bastaron cuatro horas para que la página se colapsara y las autoridades académicas la clausuraran.

Pero las dotes para la programación de Zuckernberg, no pasaron desapercibidas para los gemelos Tyler y Cameron Winklevoss.

Que pidierón a Zuckerberg que los ayudara en la programación de una novedosa aplicación en la que estaban trabajando: Harvad Conection, un sitio web para que los estudiantes pudieran estar conectados. Y Zuckernberg lo hizo.

Pero nadie en el campus hablaba de Harvard Conection si no de TheFacebook: la página creada por Zuckernberg en la que cualquiera podía abrir un perfil con sus fotos y describir que estaba haciendo.

El éxito fué tal que los servidores no podían sostener el tráfico. Y ahí entró en escena un estudiante de último grado, el brasileño Eduardo Saverin, que vió antes que nadie el enorme potencial de la nueva aplicación. Y, a cambio de un 30% de la página web, puso de su bolsillo 20.000$ para que Zuckernberg adquiriera la infraestructura necesaria.

Rápidamente el éxito de Facebook, transcendió los límites del campus, y se unieron cientos de miles de estudiantes de otras universidades, institutos y colegios de EEUU. Y, al esquema original de Facebook, Zuckerberg añadió el “muro”, y luego los “grupos”.

Para entonces, ya habían llamado la atención de las sociedades de capital riesgo de Silicon Valley y de Sean Parker (fundador de la Napster) que ofrecen, a cambio de entrar en el accionariado de la compañía, el capital necesario para que Facebook no muriera de éxito.

Zuckerberg que desde 2005 vivía por y para Facebook acepta, aún siendo conciente de que ello implicaría que el 30% de Soverin quedaría reducido a una participación simbólica.

Los gemelos Winklevoss y Saverin demandaron a Facebook y lograron un arreglo extrajudicial confidencial. Sobre las cantidades sólo existen especulaciones pero, sin duda, no compensarán la pérdida del control sobre una aplicación cuyo crecimiento no parece tener límites.

Cinematográfica historia que se convertirá en una película que, según publicó FayerWayer, estará producida por Kevin Space, dirigida por David Fincher, con guión de Aaron Sorkiny y protagonizada por Justin Timberlake, Jesse Eisenberg y Andrew Garfiel que podrán rostro a Sean Parker; Mark Zuckenberg y Eduardo Saverin.

Así que ya saben, próximamente en los mejores cines: la verdadera historia Facebook.

© oídococina.com

Sugerencia del Chef: El secreto de Apple.



.

Anuncios

El treinteañero de la imagen, vive en una cabaña de 80 metros cuadrados, conduce un utilitario, viste de forma informal, es amante de los animales y no es devoto de los grandes lujos..

Lo que no tendría nada de particular si no fuera porque ese treinteañero es Biz Stone y junto a sus amigos Evan Williams y Jack Dorsey creó el sinónimo del microblogging: twitter. La aplicación de moda en internet, cuyo valor bursátil supera los 1000 millones de dólares y crece a un ritmo  del 2.300% anual.

De ahí lo acertado del titular del periodista del Corriere della Sera autor del reportaje,“il pauperismo chic del (ricco) Mr Twitter”.

© oídococina.com

Sugerencia del Chef: Uno de los nuestros.


Decía Gil de Biedma que “de todas las historias de la Historia, sin duda la más triste es la de España, porque termina mal”. Quizás el poema hubiera sido otro si el poeta hubiera vivido el 1 de diciembre de 2001.

Día en el que el Gobierno del Presidente De la Rúa, anunció la confiscación de 45 mill millones de dólares de los ahorristas argentinos.Se había iniciado el “corralito”, último acto de la tragedia iniciada en 1976 con la Dictadura del General Videla, como desgrana María Seoane en su excelente libro “Argentina. El siglo del progreso y la oscuridad (1900-2003)”.

Aquella decisión, sumió en la indigencia a 8 millones de argentinos, acabó con la otrora envidiada clase media argentina y, un país que producía alimentos para sostener a una población 12 veces mayor, vió como los informativos de todo el mundo abrían con las increíbles imágenes de supermercados asaltados de los que salían sus arruinados compatriotas con la carne al hombro. En junio de 2002, la pobreza alcanzaba al 51% de la población.

El pasado 6 de agosto, la Cámara baja argentina aprobó el popularmente conocido como “impuestazo tecnológico”. Y del que sólo estarán exentos los productos fabricados en Isla de Tierra del Fuego, el pretendido polo tecnológico austral ( a lo “Silicon Valley”) o… polo papelero como lo califica la periodista argentina Andrea Catalano.

El nuevo tributo, si el Senado dá luz verde la pŕoxima semana, elevará un 34% el precio final, en un país en el que, segun un estudio de la consultora IFR Monitoring del que se hace eco FayerWayer, comprar elementos tecnológicos resulta un 48% por ciento más caro que en México, un 28% más que en Perú y un 22% más que en Chile.

Dicha medida impositiva es, además, anacrónica e ineficaz. Ya que se dirige a un sector dominado por el “Made in China” y en un mercado globalizado.

Por lo que las viejas recetas proteccionistas sólo lograran trabar el acceso a la tecnología, condenado a millones de argentinos a competir con medios del siglo pasado. En un país que este año afronta vencimientos de deuda por valor de 20 mill de dólares y que ofrece a sus acreedores canje de deudas por bonos pagaderos en 2033.

La historia se repite en versión 2.0, vuelve el corralito, el corralito digital. © oídococina.com

Sugerencia del Chef: Chinafornia.

La historia de Google posee todos los ingredientes del género dos jóvenes universitarios brillantes, una idea genial desarrollada en un garaje con la ayuda inicial de familiares y amigos y, como escenario, la soleada California, esa tierra en la que los programadores parecen crecer por generación expontánea.

No obstante, hay algo en esa historia que la diferencia de las demás. Google no fúe el primer motor de búsqueda y, sin embargo, hoy es el sinónimo de busqueda en internet. ¿Cómo fué posible?

Antes de Google los motores de búsqueda, como Yahoo!, eran meros directorios, pues devolvían un listado de resultados que el usuario debía jerarquizar. Lo que se convertiría en una tarea titánica en está nueva biblioteca de Alejandría que es internet. Formada por billones de volúmenes, en todos los idiomas, aportados sin orden, por millones de personas durante las 24 horas del día los 365 días del año.

Los fundadores de Google vierón antes que nadie la necesidad de jerarquizar los resultados. Pero, ¿cómo determinar que es lo importante?

Si tienes un blog, probablemente estará plagado de enlaces a otros blogs. Al hacer eso estás determinando que blogs son importantes, pues a mayor número de enlaces mayor será la relevancia de ese blog. Ahora bien, no todos los enlaces son iguales ya que mayor será la relevancia de tu blog si te enlaza microsiervos o Enrique Dans que si te enlazo yo, es decir, si esos enlaces provienen de blogs que a su vez tiene muchos enlaces.

Esa es la idea de la solución dada por Larry Page y Sergey Brin: La importancia de una página es juzgada por el número de enlaces y por la importancia de las páginas de la que proceden esos enlaces.

Ese ranking se estable trimestralmente en base a unos algoritmos patentados que son uno de los secretos empresariales mejor guardados del mundo, a la altura de la mítica fórmula de la Coca-Cola. Ese secreto es el PageRank y ha convertido a Google en la chispa de internet. ©oídococina.com

Silicon Valley ha visto nacer y crecer a los más granado de la industria mundial de las TIC. Nombres como Apple, Google, eBay, HP, Paypal o Xisco están unidos al valle californiano en el que las ideas geniales parecen crecer por castigo.

Muchos han sido los países que han tratado de emular el modelo americano, entre ellos España con el proyecto Malaga Valley e-27.

Uno de los primeros intentos fué iniciado en 1988, cuando los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, tenían 15 años. Es el parque tecnológico de Zhongguancun (Pekin) auspiciado por el Gobierno de China, y cuyas cifras no dejan lugar a dudas de que es el más serio rival de Silicon Valley.

Pues, abarca una superficie de 420 km cuadrados, alberga casi 20.000 empresas de base tecnológica y 350 instituciones de de I+D, facturó en 2008 105.000 millones de euros, crece al 30% anual, emplea a 1 millón de trabajadores altamente cualificados y, en 2012 supondrá el 25% de la PIB chino.

Quizás, para entonces ya hablemos de Chinafornia. © oídococina.com

Sugerencia del Chef: El corralito digital y Seguir buscando.